• 14/05/2020
    • PEDALEO A GOLPE DE SUBVENCIÓN

    • Italia anuncia que dará subvenciones de hasta 500 euros para quienes compren una bicicleta pero no se establecen requisitos de su uso. ¿Es eficaz dar subvenciones a todo el mundo aunque no la use para moverse por la ciudad? ¿Es la mejor forma de tratar de implantar una cultura de movilidad en bici en vez de en coche? ¿Se deben gastar millones de euros en esto cuando las ciudades tampoco están adaptadas a ese cambio?


      bicicleta subvencionada 500€ italiaNos estamos acostumbrando a que las únicas soluciones que ponen sobre la mesa los Gobiernos para sus problemas es regalar dinero y no crear una cultura favorable para tal fin. Se hace desde hace años con sus compinches favoritos, los bancos a los cuales les permiten tener coeficientes de caja ridículos para poder abordar grandes obras y dar respuesta a sus propuestas electorales. Determinadas acciones subvencionadas pueden activar un mercado o potenciar una conducta que se busca, en este caso, que la gente se mueva en bici en vez de en coche, pero a largo plazo generan más inconvenientes que ventajas. Habrá muchos que la soliciten para comprarse o renovar su bici pero luego no la usen, o que decidan revender, por no hablar del incremento que habrá en los precios. Cuando se interviene de esta forma un mercado lo que sucede es que suben los precios, ya que, como todo el mundo recibirá ese dinero por comprarla, falseará la situación real de la economía y se comprarán más bicicletas lo que hará que su precio suba. Esto no es algo nuevo, siempre sucede cuando se dan subvenciones. Los precios “se falsean”.


      Este llamado “bono de movilidad” se pone en marcha debido a las limitaciones del transporte público para facilitar el transporte a las persona con un presupuesto de 120 millones de euros. Se dará ayudas de hasta el 60% del valor de la bici a quien la compre con un límite máximo de 500 euros.


      Esta medida provocará que muchos ciclistas habituales que la usan para entrenar y no para moverse por la ciudad, renueven su bici y se compren bicis de mayor gama a la que normalmente su economía doméstica le permite. Este incremento de demanda de altas gamas también provocará una mayor subida en los precios, ya no sólo de la bici sino de todo el mercado: reparaciones, componentes...


      Con las nuevas limitaciones al uso del bus y el metro, que en Roma por ejemplo solo circulan al 25 % de su capacidad, las autoridades quieren evitar que la población vuelva a un uso masivo del coche, el medio de transporte preferido por los italianos.


      Con esta medida, diseñada para el ciclismo urbano, se pretende descongestionar el tráfico urbano de ciudades con más de 50.000 habitantes. El requisito para el destinatario de las ayudas tendrá que demostrar que realmente vive, trabaja o estudia en una de estas ciudades.


      Dos tercios de la población usó diariamente el coche en 2019, según datos del Instituto Nacional de Estadística (ISTAT), mientras que para ir al trabajo lo usan 16,5 millones de personas, frente a los 3 millones que van a pie o en bici.

       

      Aunque la vigencia del bono solo durará hasta el final de 2020, el Gobierno pretende extender este programa de ayudas para los años siguientes, pero dando mayor protagonismo al transporte público, "frente al uso de vehículos altamente contaminantes".

      Antes de que llegara la ayuda estatal, muchas ciudades ya venían desarrollando sus programas de fomento del uso de la bici, con la peatonalización de los centros históricos o la construcción de carriles bici. Milán es uno de esos ejemplos que está construyendo unos 50 km de carriles bici con marcas en la calzada para que este verano estén terminadas.

       

      En el decreto aprobado ayer por el Gobierno, se amplía la normativa vigente para financiar proyectos de creación y ampliación de carriles bici y carriles reservados al uso del transporte público. Una medida mucho más positiva sin duda que regalar dinero. Esa medida fomentará y pondrá en predisposición a la gente para cambiar su decisión a la hora de moverse por su ciudad.

       

      Para las organizaciones ecologistas, sin embargo, estas medidas no son suficientes ya que no se proporciona un "cuadro normativo" ni recursos para hacer efectivo un uso masivo de la bici, según un comunicado de las principales asociaciones ciclistas. El ministro de Medio Ambiente, Sergio Costa, aseguró por su parte que esta medida sirve como apoyo también a "un potente sector de la industria nacional, ya que Italia es el segundo productor de bicis del mundo".


      carril bici coronavirus
  • << Volver