• 06/06/2020
    • La Universidad de Valladolid investiga la actividad deportiva en el confinamiento

    • La Universidad de Valladolid participa en una investigación sobre la actividad deportiva durante el confinamiento que ofrecerá información al sector para adaptarse a la nueva realidad. La profesora de la Facultad de Educación y futura docente en el nuevo Grado de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la UVa en el Campus de Soria Ana María Magaz González desarrolla este trabajo junto a investigadores de las universidades Pablo Olavide de Sevilla y de León con encuestas realizadas en todo el país.

      problemas de sueñoLos resultados preliminares de este estudio señalan que se ha duplicado el número de personas que no han practicado actividad física y deportiva y que han disminuido las horas de entrenamiento, así como el uso masivo de las plataformas virtuales, sobre todo a través de redes sociales y de smartphones.

      La investigación se centra en la influencia del confinamiento en la actividad física y deportiva y el uso de la nuevas tecnologías de la información y de la comunicación (TIC). Para ello, han comparado los hábitos de la sociedad antes y durante el confinamiento a raíz de la expansión de la COVID-19, a través de más de mil encuestas hechas en todo el España entre el 10 de abril y el 10 de mayo de 2020 (período en que no se podía salir de casa para practicar deporte). El cuestionario se ha estructurado en cuatro apartados: sociodemográfico, práctica de la actividad física deportiva, uso de TIC y descanso y estado de ánimo.

      Hasta la fecha, del estudio han extraído datos preliminares que requieren una investigación más profunda. La investigación contempla recabar datos en las mismas fechas en el año 2021 y realizar una comparativa con los datos arrojados en esta primera fase para observar la evolución y adaptación de las organizaciones.

       

      Resultados preliminares

      Los primeros resultados indican que se ha duplicado el porcentaje de personas que no practican actividad física y que han disminuido notablemente las horas de entrenamiento de aquellos que dedican más tiempo al deporte en condiciones normales. Las actividades intensas han dado paso, según el estudio, a las actividades suaves durante este periodo y la mayoría de ellas han sido realizadas de manera libre por los encuestados, a pesar de observarse también un importante aumento del formato de clases virtuales.

      Otro dato destacable de estos primeros resultados es que aproximadamente entre el 70 y el 100 por 100 de los encuestados no usaban ningún soporte tecnológico para realizar actividad física antes del confinamiento (tan solo un 20,1 por ciento y 12,6 por ciento manifestaron el uso de relojes inteligentes (weareables) y aplicaciones deportivas, respectivamente). 

      Durante el periodo analizado han sido las plataformas virtuales y las redes sociales, las que han triplicado y duplicado, respectivamente, su porcentaje de uso. Aunque muchas organizaciones deportivas, tanto públicas como privadas, ofrecieron sus propios servicios durante la pandemia en soporte virtual, los encuestados reflejan que frecuentaron más las redes sociales y, sobre todo, plataformas virtuales como YouTube, seguida de Instagram, para realizar esta actividad.

      Asimismo, según arroja el estudio, los practicantes visualizaron la actividad física deportiva durante el confinamiento a través de retransmisiones grabadas. “Esta situación puede dar pistas a los gestores para diseñar nuevas fórmulas de servicios, y no solo ofrecer clases en horarios presenciales y establecidos, sino otros formatos para que los usuarios tengan la posibilidad de disfrutar de la oferta deportiva grabada en los horarios que ellos prefieran", señalaron las investigadoras.

      El impulso del uso de la TIC aplicada a la actividad física deportiva, provocado por el estado de confinamiento como única alternativa para hacer ejercicio, “lejos de ser una amenaza para el sector (incluido el del fitness), es una oportunidad para actualizar su oferta y dar el salto a entornos web y virtuales". 

      Por último, el estudio aborda también cuestiones relativas al descanso y al estado de ánimo, señalando que la media de horas de descanso ha sido de siete horas y que la calidad del sueño ha empeorado, siendo mala y muy mala.

  • << Volver